Salir de la zona de confort

¿Cómo lograr que la economía ecuatoriana retome el crecimiento? ¿Cómo vamos a reducir el monto total del saldo de deuda pública realizada por el conjunto de las entidades y organismos del sector público que según analistas supera el 40% del PIB?

No hay otra opción que salir de la “zona de confort”, tanto sector privado como sector público. Este término fue acuñado por psicólogos para describir un estado mental donde nos encontramos cómodos, nos sentimos seguros, sentimos que controlamos y conocemos todo o casi todo. Fuera de esta zona podemos crecer y mejorar nuestro desempeño radicalmente.

Para escapar de la “zona de confort” se debe tener un propósito claro, estar dispuesto a desaprender creencias y hábitos, aprender nuevos y trabajar duro. Peter Senge afirmó que la única vía para crecer en un mundo hipercompetitivo es la creación de valor único de manera sistemática y sustentable. Por ello, hoy los empresarios tienen que vivir su vocación que es crear valor y los gobiernos catalizar la creación de valor. ¿Cuáles son las nuevas creencias y acciones que debemos aprender adquirir para salir de la zona de confort?

El Gobierno tiene que aprender a servir bien y hacer más con menos, a ser firmes e innovadores para reducir el “antivalor” y eliminar la “grasa”. Ecuador está en el puesto 114 de un total de 190, según el informe Doing Business del Banco Mundial 2016. ¿Por qué? Estamos llenos de “burocracia”, de actividades que no agregan valor y que, al contrario, crean costo y tiempo innecesarios. Hay que cumplir una serie de trámites, requisitos y regulaciones para arrancar un negocio, importar, construir, comprar un vehículo, acceder a un crédito, pagar impuestos, contratar, entre otros. Y también tenemos excesivas cargas tributarias que distraen al empresario de crear valor e inhiben su capacidad creativa.

Y los empresarios, a jugar de manera espectacular las nuevas reglas de la “economía digital” donde las fuentes para crear valor único y superior están en la orquestación y la información, en crear ecosistemas con quienes sean mejores que uno en hacer algo o provean recursos o activos que uno no disponga para agregar valor; y, utilizar los sistemas informáticos, las redes sociales y el internet para conocer a través de la data lo que los consumidores leen, investigan, viajan y así crear valor. Y como lo señala Ruelas Gossi, reconocido catedrático en Estrategia, profundizar la ciencia detrás del negocio, enfocarse a clientes en el mundo que reconozcan el valor y expandir los negocios hacia nuevos productos y servicios.

Lo mejor que le puede pasar al país en las circunstancias actuales es que el sector público y privado encuentren con responsabilidad su camino único y específico para crear valor y crear sinergias entre sí, superando temores y la desconfianza. Es deber de todos eliminar los despilfarros, los desperdicios en el producir y hacer. Hoy la riqueza comienza donde termina la zona de confort, atrevernos a salir de ella es el desafío que, con pragmatismo, debemos asumir. (O)

Compartir

También puedes revisar