Dr. Wenceslao Pareja Pareja

Wenceslao-Pareja-Pareja

Destacado poeta y médico guayaquileño nacido el 1 de septiembre de 1880, hijo del Sr. Enrique Pareja Garretoni y de la Sra. Susana Pareja y Pareja.

Sus primeros estudios los realizó en su ciudad natal hasta que estalló la Revolución Liberal de 1895, y luego viajó a la ciudad de Lima, Perú, donde continuó sus estudios hasta obtener, en el año 1900, el título de Bachiller. Seguidamente ingresó a la célebre Universidad de San Marcos donde cursó dos años de ciencias naturales y siete de medicina y cirugía, hasta alcanzar, en 1908, el título de Doctor.

Volvió entonces a Guayaquil y al año siguiente viajó a Europa para continuar estudios más avanzados en París, Francia, donde permaneció por el tiempo de un año. Cuando regresó a Guayaquil presentó -en el Primer Congreso Médico Ecuatoriano- sus importantes trabajos La Peste Bubónica en Guayaquil, Fiebre Amarilla y varios otros que fueron producto de sus investigaciones y estudios.

Por esa época ya había empezado a publicar sus poemas, que aparecieron en diferentes revistas literarias de Guayaquil y Quito, y en 1912 publicó, en los Lunes Literarios de El Guante, su polémico poema «Exodo», que conmocionó a los círculos literarios del Ecuador y dio un giro total a los conceptos poéticos de la época, imponiendo el modernismo en el país.

«De estilo modernista, Pareja evoluciona sus motivos ganando versos de factura bien lograda y de expresión que anima, que hace querer más al paisaje, robustecer al lector con el poema entusiasmado, rápido y limpio, a lo Chocano» (F. y L. Barriga López.- Diccionario de la Literatura Ecuatoriana).

Gracias a sus conocimientos médicos, en 1917 fue designado profesor de parasitología de la Universidad de Guayaquil, y al año siguiente trabajó ayudando al ilustre sabio japonés Dr. Hideyo Noguchi en sus investigaciones sobre la terrible fiebre amarilla que azotaba a la ciudad de Guayaquil. Posteriormente fue llamado para realizar trabajos de investigación en diferentes países de Centro y Sudamérica.

A partir de 1936 se radicó con su familia en la ciudad de Quito, donde permaneció hasta 1941, en que nuevamente volvió a Guayaquil.

A principios de 1947 sufrió un violento ataque cerebral, víctima del cual murió el 28 de febrero de ese mismo año, dejándonos la herencia de su obra literaria, recopilada en El Canto de las Ultimas Sirenas, Romance Huancavilca, Voces Lejanas y Otras Voces, y Por la Estela Infinita.

Compartir

También puedes revisar