Jefferson Pérez

Jefferson-Perez

Atleta olímpico cuencano nacido el 1 de julio de 1974, que el 26 de julio de 1996 pasó a la historia al convertirse en el primer ecuatoriano en lograr una Medalla de Oro mundial.

En efecto, ese día, Jefferson Pérez Quezada ganó la prueba de marcha de 20 kilómetros en los juegos olímpicos de Atlanta, USA, venciendo a los más acreditados marchistas del mundo, imponiendo un tiempo de 1:20:07.

Pero su triunfo no fue una casualidad, fue el resultado de un trabajo constante que se inició el 9 de mayo de 1988 cuando en la ciudad de Cuenca se proclamó Campeón Sudamericano Pre-Juvenil de los 5.000 m. Ese fue el inicio de una larga cadena de triunfos nacionales e internacionales que en 1996 había llegado a los 41 títulos de Campeón.

En 1998 triunfó en la Copa Mundo de los 20 km que se corrió en Podebray, República Checa; y en agosto de 1999 obtuvo para el Ecuador una Medalla de Plata en el Campeonato Mundial de Sevilla, España.

En los últimos días de diciembre de ese mismo año -aunque aún faltaba un año para finalizar el siglo- un evento organizado por el Consejo Nacional de Deportes, el Comité Olímpico Ecuatoriano, la Asociación Ecuatoriana de Radiodifusión, la revista Estadio y el Círculo de Periodistas Deportivos del Ecuador lo eligió como el Deportista del Siglo del Ecuador.

En el 2002 repitió el triunfo de 1998 al obtener el Primer Lugar en los 20 Km de la Copa Mundo que se corrió en Turín, Italia; y al año siguiente volvió a repetir la hazaña y obtuvo una nueva Medalla de Oro en los Juegos Olímpicos Panamericanos que se realizaron en Santo Domingo, República Dominicana. No contento con eso, Jefferson Pérez alcanzó la cima de su trayectoria cuando el 23 de agosto del 2003 triunfó en los 20 km marcha en el Campeonato Mundial de Atletismo que se celebró en París, Francia, donde no sólo obtuvo la Medalla de Oro sino que además logró la plusmarca mundial con 1h, 17m 1s.

Al año siguiente nuevamente subió al podio de los triunfadores al obtener por tercera vez la Copa Mundo de los 20 km. que se disputó en Naumbur, Alemania, y en el 2005 nuevamente alcanzó el Oro al proclamarse por segunda vez Campeón Mundial de Atletismo en Helsinki, Finlandia; y luego obtuvo la medalla de Plata en los Bolivarianos celebrados en Medellín, Colombia.

No contento con darle tantas glorias al deporte ecuatoriano, en el 2007 asistió al Campeonato Mundial de Atletismo que se realizó en Osaka, Japón, donde una vez más alcanzó la Medalla de Oro, obteniendo así tres campeonatos mundiales de manera consecutiva, algo que antes nadie había logrado y que posiblemente nadie alcanzará en la historia de los 20 Km. Marcha.

Finalmente, para poner fin a su carrera, asistió a los Juegos Olímpicos del 2008 que se realizaron en Beijing, China, donde doce años después de haber logrado el Oro en Atlanta, logró nuevamente subirse al podio de los ganadores para recibir la medalla de Plata.

En todas las ciudades del país, hasta en las poblaciones más recóndidas del territorio nacional, el Ecuador entero celebró este nuevo triunfo de quien simboliza el carácter, el valor, la decisión y la inteligencia de un hombre que supo elevarse desde la humildad de su hogar hasta alcanzar las más altas cimas de la gloria.

Al ser cubierto con el tricolor nacional, Jefferson hizo una valiente declaración que a través de la cual demostró la situación social y política que se vivía en el Ecuador: “No se si aún en mi Ecuador es esta la bandera; no se si aún en mi Ecuador es este el escudo. Como ahora andamos con nueva Asamblea cambiando todo… No queremos que nos cambien la cabeza y nos confisquen la lengua”. (El Universo.- Ag. 16/08).

En otra parte de sus declaraciones señaló: “He competido con tres generaciones de atletas rusos y con los mejores marchadores del mundo durante los últimos doce años. Ahora ha llegado del momento de dar el testigo a una nueva generación de marchadores latinoamericanos que tienen que asumir la responsabilidad” (Expreso.- Ag. 16/08).

Compartir

También puedes revisar