Fierro Martha

Ajedrecista guayaquileña nacida el 6 de septiembre de 1997, fruto del matrimonio de Don Miguel Fierro y Doña Martha Baquero.

Estudió en el colegio Moderno de Guayaquil y en el Braiand High School de los Estados Unidos, donde los pupitres fueron testigos mudos de su dedicación y abastecimiento cultural, pero también la vieron dibujar cientos de jugadas propias de su deporte ciencia.

“Martha Lorena Fierro Baquero, tiene un carisma especial, toda ella es un conjunto de sorpresivas realidades; la frescura de sus 22 años resalta con su sonrisa tierna y angelical; sus manos delgadas y bien cuidadas, parecen acariciar el espacio que su cuerpo cubre al caminar” (Revista Estadio).

Todo cambia cuando por delante tiene un tablero de ajedrez, se transforma su fisonomía, su faz es seria, adusta y hasta dura, sus ojos cubren tres frentes: las piezas del juego, el reloj y la figura de su adversario. Virgo es su signo. Campeona y gran maestra, su profesión.

Porque es Maestra Internacional de ajedrez, (única iberoamericana) cuarta en América, ganadora de cinco panamericanos y muchos logros nacionales e internacionales.

En 1995, con apenas 18 años de edad, consiguió el título de Gran Maestra Internacional y accedió al exclusivo mundo de los profesionales del ajedrez. “El ajedrez para los grandes maestros es una regia fuente de ingresos, es lucrativo a ese nivel. He ganado algún dinero que, desde luego, me ha servido de gran ayuda en una carrera solitaria contra todos”.

A pesar de sus múltiples logros no ha dejado de entrenar nunca porque intenta siempre superarse: “Busco tener algo de Kasparov, de Fisher y del eterno maestro Capablanca. Desde los 13 años asimilo la enseñanza de mis profesores Raúl Márquez e Ignacio Icaza.  El ajedrez me transforma de sentimental a agresiva, porque al mover mis 16 figuras, puedo estar simulando un ataque, una invasión militar. Es que tengo que cuidar a mi rey, el presidente de mi tablero. A la reina, el mayor tesoro del juego, los afiles son mis guardias personales, torres y caballos son los coroneles que mueven a mi ejército, a mis peones, mi soldadesca de avanzada”.

En los años siguientes continuó estudiando el “deporte ciencia” y para el 2009 la GranMaestra guayaquileña se codeaba y enfrentaba con las mejores ajedrecistas del mundo.

Compartir

También puedes revisar