Siguenos en

Guayaquil - Ecuador
Tabla de contenidos | Especiales
Regresar al inicio
Temas en orden alfabético |   A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z
.
COLEGIO VICENTE ROCAFUERTE

IMPRIMIR REGRESAR
Una pelota de béisbol rodó por los barrios del astillero allá por los años veinte, lanzada por un grupo de gringos y criollos que habían invernado en los Estados Unidos y traían el nuevo juego

El Colegio Vicente Rocafuerte se creó teniendo por antecedentes el Colegio Nacional, que había sido inaugurado el 1 de febrero de 1842 por el Gobernador de la Provincia del Guayas Sr. Vicente Rocafuerte, en base a un decreto dictado por el Presidente de la República Gral. Juan José Flores el 26 de diciembre de 1841; y el colegio Nacional San Vicente del Guayas, restablecido por decreto del 18 de noviembre de 1847 y sancionado el 4 de diciembre, según consta en el “El Nacional” (hoy Registro Oficial) No. 132 del 24 de diciembre del mismo año, durante el gobierno del Sr. Vicente Ramón Roca; y fue nombrado así por tener por Titular y Patrono a San Vicente Ferrer, según consta en los estatutos de este colegio, correspondientes a 1890 y a propósito de la gran reforma educativa instaurada en este plantel.

Desde 1863 a 1875, por petición expresa del presidente Gabriel García Moreno, este colegio de educación pública fue regentado por los padres de la Compañía de Jesús.

Finalmente, por Decreto del 10 de septiembre 1900, sancionado el 18 del mismo mes y publicado en el Registro Oficial No. 1227 del 28 de septiembre del mismo año -durante el gobierno del Gral. Eloy Alfaro- al colegio se le dio el nombre de su benefactor, don Vicente Rocafuerte.

Después de los incendios de 1902 (Incendio del Carmen) y de agosto de 1918, el colegio se trasladó temporalmente -en las dos ocasiones- al local de la Sociedad de Artesanos Amantes del Progreso.

“En la manzana comprendidas por las calles Chile, Clemente Ballén, Pedro Carbo y Aguirre; se construyó a principios de la segunda década del siglo XX, ocupando inclusive los terrenos donde estuvieron el convento y la antigua iglesia de San José “un vasto edificio” de madera, de dos plantas, con galerías exteriores y columnatas rematadas en una sucesión de arcos, de formas clásicas y un frontón triangular remarcando el ingreso” (Pablo Lee, Florencio Compte y Claudia Peralta.- Patrimonio Arquitectónico y Urbano de Guayaquil, p. 35).

 

Autor: Efrén Avilés Pino

Miembro de la Academia Nacional de Historia del Ecuador

Consulte www.enciclopediadelecuador.com

 

 

Autor - Efrén Avilés Pino, Miembro de la Academia Nacional de Historia del Ecuador Diseño Web: Aldo Mora
Enciclopedia del Ecuador. Todos los derechos reservados 2012