Gustavo Pacheco

gustavo-pacheco

Músico y compositor guayaquileño nacido el 26 de diciembre de 1951, hijo del Sr. Gustavo Pacheco García y de la Sra. Amarilis Cucalón Estrada.

Todos sus estudios los realizó en Guayaquil: la primaria en la escuela Víctor Emilio Estrada, la secundaria en colegio Vicente Rocafuerte, y finalmente ingresó a la Escuela Tecnológica de Medicina de la Facultad de Medicina de la Universidad de Guayaquil, donde se graduó de Tecnólogo Médico.

Su vocación musical se empezó a manifestar cuando apenas tenía 10 años de edad, en circunstancias en que su mamá le empezó a enseñar a tocar la guitarra. Cinco años más tarde formó uno de los más recordados grupos juveniles de esa época: Los Picapiedras, que acompañaba en sus presentaciones a César Augusto, uno de los artistas “Nuevaoleros” más de moda de Guayaquil; más tarde formó parte de Los Incógnitos y finalmente, en 1969 formó –con los hermanos Miguel y Homero Gallardo- uno de los grupos musicales más queridos y recordados de todos los tiempos en el Ecuador: “Boddega”, con el que grabó el primer tema de su autoría: El Hombre Sin Cabeza, canción que lo identificaría para siempre.

El Hombre Sin Cabeza resultó un éxito sin precedente en esa época en que los artistas nacionales preferían grabar canciones de artistas extranjeros. Vinieron entonces, también de su inspiración, temas como Dame tu Amor, En tu Corazón Tengo un Lugar, En tus Ojos y en tu Sonrisa, etc.

Su fama de buen compositor pronto fue reconocida en todo el país y los productores y directores artísticos ecuatorianos lo solicitaban constantemente para que componga temas para otros intérpretes. Jinsop, artista coreano-ecuatoriano de gran recordación se convirtió en su mejor y más fiel intérprete con temas como Ven Chiquilla Ven; el argentino “El Indio Bravo Molina” grabó su composición Vuelve a mi Lado; la portorriqueña Sophy grabó su tema Mujer, el español Bachelli Por que te Enfadas, entre otros; y la norteamericana Sunny el tema Te Necesito, compuesto junto a Eduardo Neira.

En 1977 viajó a Madrid contratado por la afamada artista peruana Betty Misiego, entonces y durante los cinco años que duró su permanencia en España, aprovechó para iniciar estudios musicales en diferentes centros académicos.

A su regreso al Ecuador, en 1984 hizo los arreglos musicales con los que Alfredo Mármol ganó el Festival OTI capítulo Ecuador; y al año siguiente ocupó el Segundo Lugar en dicho festival, con el tema La Pinta, la Niña y la Santa María, que compuso junto a Luis Padilla Guvara. Pocos días después la canción ganadora del festival fue descalificada por haber sido triunfadora en un festival de la canción realizado en Sullana, Perú, por lo que La Pinta, la Niña y la Santa María, interpretada por el artista indígena Jesús Fichamba, fue enviada a Sevilla para representar a nuestro país. En España la canción ecuatoriana fue la verdadera triunfadora del festival OTI Internacional, pero asuntos de interés político y emotivo dieron el triunfo en desempate a la canción Fandango, que representaba a México, que en días anteriores había sufrido un terrible terremoto, y solo alcanzó el segundo lugar.

A más de ser un aplaudido compositor y un reconocido arreglista y director de orquesta, ha acompañado, como guitarrista de exquisita sensibilidad a afamados artistas como los mexicanos Armando Manzanero y José José, a la cubana Celia Cruz, al brasileño Nelson Ned y a la española Paloma San Basilio, entre muchos más. En cuanto a los nacionales, no hay uno que alguna vez no haya sido respaldado musicalmente por él.

En el 2007, llamado por el PRE, aunque sin afiliarse fue candidatizado a la Asamblea Nacional Constituyente.

Compartir

También puedes revisar