Puente de la Unidad Nacional

Puente-unidad-nacional

Fue una antigua aspiración de todos los ecuatorianos, y sus proyectos originales, largamente esperados, se realizaron durante el gobierno del Dr. Camilo Ponce Enríquez; desgraciadamente, por razones de diferencias políticas y regionales, dichos proyectos permanecieron archivados durante muchos años, y no fue sino hasta el corto gobierno del Sr. Clemente Yerovi Indaburu quien -con auste­ridad, inteligencia e indiscutible liderazgo-, logró hacer en siete meses lo que no se había podido hacer en diez años.

La acción del Presidente Yerovi fue respaldada por un Comité Cívico Pro-Construcción del Puente Sobre el Río Guayas, que serviría como organismo de presión para obtener del Estado la agilidad deseada para resolver este problema.

Este comité, cuya formación fue estructurada en el Yacht Club de Guaya­quil, el 12 de Mayo de 1966, fue presidido por el eminente médico, catedrático y ex alcalde de la ciudad Dr. Rafael Mendoza Avilés -razón por la que el puente fue llamado con ese nombre-, y compuesto en el resto de sus sec­ciones por distinguidos representantes de nuestra comunidad

El Comité respaldó desinteresada y patrióticamente los trabajos para ver hecha realidad la construcción del puente, colaborando con el Comité de Vialidad y el Gobierno Na­cional en el empeño de resolver cuanta dificultad saliera en el camino.

Fue así como el 14 de Junio de 1966 el presidente Yerovi dic­tó el decreto 462 mediante el cual el Co­mité de Vialidad podía licitar la obra, de­clarándola Obra de Interés Nacional.

El 13 de Julio, el Comité de Vialidad convocó a la licitación definitiva, que fue adjudicada en el mes de Octubre al “Con­sorcio de Firmas Italianas” por un monto de US$ 16’00.000, significativamente in­ferior a los que se determinaron en 1964, en la fallida licitación que participaron la “General Pacific Corporation” y la “Impresit”. El día 1 de noviembre, el pre­sidente Yerovi firmó el Decreto Ejecutivo por medio del cual el Estado ecuatoriano daba la garantía que permitiría firmar el contrato, el cual ya no ocurriría en su breve pero fructífero mandato presidencial.

El 23 de Marzo de 1967, ya bajo la pre­sidencia del Dr. Otto Arosemena Gómez, se firmó el contrato de construcción de la obra, habiéndose inaugurado los trabajos el 7 de Octubre del mismo año.

Le tocaría, una vez más al Dr. Velasco Ibarra, relacionarse con la construcción del puente, pues bajo su quinta y última pre­sidencia, y para el mes de Julio de 1970, el puente estaría ya totalmente terminado y dispuesto para su inauguración oficial.

Lamentablemente por razones políti­cas, el Presidente Velasco Ibarra decidió extinguir al Comité de Vialidad, cuyas ta­reas fueron asumidas desde entonces por el Consejo Provincial de Guayas, desapa­reciendo una de las entidades apolíticas y autónomas más trascendentales de la his­toria guayaquileña.

El Comité de Vialidad del Guayas fue una institución guayaquileña que transformó no sólo la provincia sino la región litoral, había cumplido con sus fines. Muchos nombres de guayaquileños valiosos pasaron por sus directorios. Ellos no buscaron figuración ni tuvieron metas personales, fueron simplemente ciudadanos que tra­bajaron por su ciudad y su país. Las limi­taciones de esta reseña nos impiden ha­blar sobre ellos pero para una próxima ocasión resaltaremos a los hombres que lo integraron y su obra que a pesar del paso de los años no ha podido ser superada.

En el diario El Telégrafo del 25 de Ju­lio, de dicho año, y en primera plana, se daba la noticia de que todo estaba dispues­to para la inauguración del puente el día 27 de Agosto, pero dicho evento no se realizó debido a la conflictiva situación que se vivía en el país, que desde el mes de junio vivía un régimen de facto al proclamarse dictador el presidente Velasco.

Desde el día en que se inició su construcción, se convirtió en un monumento a la Unidad Nacional levanta­do única y exclusivamente por la volun­tad de los Guayaquileños que desde siem­pre vieron en él, un medio para obtener mejores días para la región y la patria.

Fue por eso que al principio se lo llamó «Puente de la Unidad Nacional», pues atravesando los ríos Daule y Babahoyo, al norte de la ciudad de Guayaquil, sirve de lazo de unión entre todas las regiones de la patria; pero posteriormente se le dio el nombre del Dr. Rafael Mendoza Avilés, por haber sido este ilustre ciudadano uno de los principales impulsadores de su construcción.

En el 2002, el gobierno del Dr. Gustavo Noboa Bejarano entregó los recursos para que se construya otro paralelo al tramo Guayaquil-La Puntilla, al que se le dio el nombre del director de diario El Universo, Carlos Pérez Peraso; posteriormente, se construyó el tramo La Puntilla-Durán, con lo que se modernizó y complementó una de las obras viales de mayor importancia en el Ecuador.

Compartir

También puedes revisar