Santiago de la Culata

Nombre con el que también se llamó a la ciudad de Guayaquil luego de su quinto y definitivo asentamiento, por cuanto Orellana escogió, para su asiento, las faldas del cerro Santa Ana, llamado también, en esa época, de la Culata.

Compartir

También puedes revisar