Salguero Antonio

Antonio-Salguero

Notable pintor quiteño nacido en 1868, hijo del Sr. Luis Salguero y de la Sra. Josefa Salas, hija del pintor Antonio Salas Alvear.

Al tiempo que realizaba sus estudios en el colegio San Gabriel, de los jesuitas, empezó a expresar sus primeras inquietudes artísticas, lo que no es nada raro ya que vivía rodeado de artistas, pues sus primos Alejandro y Camilo también eran pintores.

Fue precisamente en el estudio de su primo Alejandro donde comenzó su aprendizaje de pintura, y ya para 1886 había instalado su propio estudio y comenzó a desarrollar el arte de la pintura de manera independiente.

Diez años más tarde viajó a Chile, donde a más de aprender y estudiar la obra de ese país, pintó también para muchos clientes que quedaron satisfechos con su obra. De regreso al Ecuador, en 1901 el Gral. Eloy Alfaro le concedió una beca para especializarse en Roma y París; ocasión que aprovechó para visitar los museos y estudiar las técnicas de los grandes maestros. En 1904 regresó a Quito donde fue nombrado profesor de pintura de la recién creada Escuela de Bellas Artes, creada gracias al entusiasmo y empuje del Ministro de Instrucción Pública -y también gran artista- Sr. Luis A. Martínez, y en la que actuaron como profesores los maestros Rafael Salas, Juan Manosalva y Joaquín Pinto, sobrevivientes de la Primera Escuela fundada en 1872 durante el gobierno del Dr. Gabriel García Moreno.

En 1912 renunció al profesorado y se dedicó al libre ejercicio de su arte, pintando de manera preferente motivos religiosos. “Para Santo Domingo pintó el cuadro de Nuestra Señora de Popeya, de la Sagrada Familia y los Mártires del Japón; a petición de los profesores del conservatorio pintó la imagen de Santa Cecilia, patrona de los músicos; para la Sociedad de Artesanos pintó una alegoría del trabajo de cerrajería, y son muchos los cuadros de la imagen del Corazón de Jesús que pintó para la consagración de los hogares al Divino Corazón” (Fray José María Vargas.- Revista Diners No. 67, Dic. 1987).

Pintó también retratos y temas costumbristas.

Su muerte acaecida en Quito en 1935, llenó de consternación a la ciudad y privó al arte ecuatoriano de uno de sus más grandes exponentes. Su cuerpo fue enterrado en la cripta de Santo Domingo, donde existe una lápida -en el muro derecho del arco de entrada a la Capilla del Rosario, con una inscripción en la que se lee: “En esta iglesia reposan los restos del ilustre pintor don Antonio Salas 1868 – 1935. El Cabildo Quiteño Rinde Homenaje a su Memoria. 24 de mayo de 1968.

 

Compartir

También puedes revisar