Zevallos Menendez Carlos

Carlos_Zeballos

Arqueólogo guayaquileño nacido el 1 de mayo de 1909, hijo del Sr. Carlos Zevallos Zambrano y de la Sra. Josefina Menéndez Navarro.

Todos sus estudios los realizó en su ciudad natal, y los culminó en el Colegio Vicente Rocafuerte donde se graduó de Bachiller. Ya desde sus primeros años de estudiante se había despertado en él una profunda vocación por la arqueología, y desde los doce años de edad había realizado sus primeras excavaciones en Posorja, donde viajaba por vacaciones de fin de año.

En 1934, producto de sus investigaciones arqueológicas descubrió en la isla Puná antiguas fortificaciones huancavilcas y la magnífica orfebrería de la cuenca del Guayas, que veinte años después -ese otro notable arqueólogo e investigador guayaquileño- Emilio Estrada denominó «Cultura Milagro-Quevedo». Al año siguiente fue elegido Presidente de la Sociedad de Artistas y Escritores Independientes de Guayaquil, y continuando con sus investigaciones arqueológicas, en 1936 descubrió en el Cerro Narrio, en Cañar, una tumba en la que encontró objetos de oro considerados como los más antiguos de la metalúrgica en América. Al año siguiente descubrió un centro ceremonial con tres postes totémicos, a 45 km de Guayaquil.

En 1942 fundó el Museo de Arqueología del Colegio Vicente Rocafuerte, y pocos años más tarde fue elegido primer Presidente del núcleo del Guayas de la Casa de la Cultura Ecuatoriana, dignidad a la que fue reelegido hasta 1961. Gracias a su gestión en dicho cargo se llevó a cabo la construcción del edificio del núcleo en Guayaquil, la creación del Museo, el Ballet, la Biblioteca, y otras secciones que complementaron la labor cultural de esa institución, como el Museo de Orfebrería Prehistórica Ecuatoriana, fundado en 1957, que en su memoria lleva su nombre.

Continuando con su actividad arqueológica, en 1961 descubrió un centro religioso en el cerro Jupe, en Manabí, y al año siguiente la impronta dejada por un grano de maíz en un tiesto arqueológico, descubrimiento por medio del cual demostró que 2200 años antes de Cristo ya existía agricultura en la costa de la provincia del Guayas, perteneciente a la cultura Valdivia. Más tarde, en 1964 descubrió el único cráneo trepanado hallado en el Ecuador, con una antigüedad de 860 años a.C., y en 1965 encontró en Charapotó, Manabí, las esculturas de piedra más antiguas de la cultura Bahía.

En 1967 fundó la Sociedad Ecuatoriana de Estudios Arqueológicos de la cual fue nombrado Presidente, y al año siguiente organizó el nuevo Museo de Cerámica de la Casa de la Cultura del Guayas. Ese mismo año dirigió una expedición que descubrió una importante necrópolis huancavilca, en la zona de Chanduy.

Posteriormente continuó desarrollando una intensa labor de investigación arqueológica, y diferentes entidades gubernamentales, provinciales, cantonales y privadas le tributaron varios homenajes y le otorgaron condecoraciones en reconocimiento a la labor cumplida en pro de la cultura nacional.

Fue un hombre que empeñó toda su vida a la investigación y al estudio, y dedicado a esas nobles labores lo sorprendió la muerte, en Quito, en noviembre de 1981.

Compartir

También puedes revisar