Andrade Faini César

cesar-andrade-faini

Pintor quiteño nacido en 1913.

Estudió en la Escuela de Bellas Artes de Quito -donde desde 1930 hasta su graduación permaneció bajo la dirección del maestro Víctor Mideros-, y al igual que muchos artistas de esa generación innovadora, su obra inicial estuvo impregnada por las corrientes del “Realismo Social”, a la que pertenecieron también Eduardo Kingman, Bolívar Mena Franco, Oswaldo Guayasamín y Diógenes Paredes, entre otros. En 1937 culminó sus estudios presentando como tesis su obra “Miseria Social”, consistente en “un conjunto de cuadros que se adentraban en la oscuridad sicológica de los condenados a ser rechazados en vida” (Juan Castro y Velásquez.- El Universo, En. 16 / 2000).

Buscando cambiar el horizonte de sus influencias -y luego de haber estado en Panamá donde realizó varios trabajos murales-, en 1943 se trasladó a Guayaquil donde para iniciar una corta pero determinante etapa expresionista, influenciada posiblemente por Hans Michaelson. Cautivado por la ciudad y su gente, se radicó definitivamente en ella donde pronto contrajo matrimonio, y en 1954 sustituyó a Michaelson en la cátedra de pintura que dictaba en la Escuela Municipal de Arte. Discípulos de él fueron entonces Theo Constante, Luis Miranda, Juan Villafuerte y José Carreño, entre otros.

“En la década de los cincuenta Andrade Faini comienza a elaborar su personal retórica. Evoluciona en cromática, morfología y esquemas compositivos. La paleta se enriquece -de verdes y grises a amarillos y rojos- y varios colores adquieren función semántica; la morfología –lo mismo para escenas urbanas que para paisajes costeños- se apoya en bioformas; la composición recupera esquemas primitivos -prescinde de la perspectiva y hasta juega con la “falsa perspectiva”-, maneja con libertad la desproporción superrealista y cubista.

Con todo ello el artista logra obras magníficas, como “Oasis 2 o la feria de las Larvas”, de un expresionismo renovado y personalísimo estilo. Estas cualidades son reconocidas con el Primer Premio Adquisición del “Mariano Aguilera” en 1957, el Premio del III Salón de Octubre de Guayaquil en 1959 y el Salón de Octubre de la Casa de la Cultura, en Quito, en 1961” (Hernán Rodríguez Castelo.- El Siglo XX en las Artes Visuales de Ecuador, Banco Central de Guayaquil).

Ya a finales de los cincuenta y principios de los sesenta empezó a impregnar en sus cuadros características muy peculiares, con características cromáticas más fuertes, pero sin perder la esencia espiritual y poética de su inspiración. Son maravillosos sus óleos “Por Aquí Pasó el Odio”. “Senda de Soledad”, El Arbol Amarillo” Paisaje Abandonado”; su extraordinario “Gallero” y sus grandes composiciones “Inocentes” y “Carnaval”.

“Su producción está cargada de drama­tismo debido al talentoso manejo de la descomposición de las formas y la pers­pectiva mediante el uso de curvas y rec­tas, el uso de la materia como recurso de su obra y el color en una cromática don­de se privilegian amarillos, grises y azu­les, contribuyen a un singular feísmo.

Los paisajes fueron tema de estudio a lo largo de su carrera. Los hizo tétricos, fantasmagóricos, desolados y con esce­nas populares… En las artes aplicadas hizo afiches, catálogos y escenografías de teatro” (El Universo, Sbre. 4/06).

Habiendo desarrollado gran parte de su obra al amparo del amplio horizonte litoraleño, César Andrade Faini está considerado como el “mayor intérprete del paisaje costeño en la pintura ecuatoriana de este siglo” (Hernán Rodríguez Castelo.- idem).

Compartir

También puedes revisar