Borja Cordero César

Cesar_Borja_Cordero

Literato y periodista guayaquileño nacido el 11 de mayo de 1882, hijo del Dr. César Borja Lavayen y de la Sra. Angela Febres-Cordero y Lavayen.

Sus primeras enseñanzas las recibió en su ciudad natal, pero en 1895, al estallar la Revolución Liberal fue enviado por su padre a continuar estudios superiores en Alemania, donde permaneció hasta 1910 en que volvió a Guayaquil hablando correctamente francés, inglés, italiano y alemán.

Ese año estuvo entre los fundadores de “El Guante” y a finales del año siguiente viajó a la sierra con varios redactores del mismo periódico para integrarse a las tropas que al mando de los generales Leonidas Plaza y Julio Andrade marchaban hacia la costa para enfrentar a la revolución iniciada por los generales Flavio Alfaro y Pedro J. Montero, por lo que pudo asistir al sangriento combate de Yaguachi.

En 1914 escribió junto a Rafael Pino Roca la obra dramática para teatro “La Pólvora”, que al año siguiente fue estrenada en el teatro Olmedo de Guayaquil con envidiable éxito. Posteriormente también fue presentada en Quito, donde la crítica y el público la premiaron con su aplauso.

Por esa época sus artículos fueron publicados en los principales periódicos y revistas, hasta que en 1922 fue llamado por el gobierno del Dr. José Luis Tamayo para desempeñar el cargo de Cónsul General del Ecuador en Hamburgo, Alemania, adonde viajó inmediatamente con la meta de desarrollar una efectiva labor de acercamiento entre las dos naciones. Dos años más tarde dictó en la Universidad de Hamburgo sus importantes conferencias en alemán: “Simón Bolívar” y “El Ecuador Contemporáneo”, que fueron publicadas y adoptadas como textos de lectura en la Facultad de Filosofía y Letras de dicha universidad.

A mediados de 1926, la segunda Junta de Gobierno Plural que se formó como consecuencia de la Revolución Juliana lo separó de su cargo. Tenía pensado quedarse a trabajar en Hamburgo como redactor de un importante periódico que le había ofrecido condiciones muy ventajosas, pero en la noche del 31 de diciembre -a pesar de estar fuertemente resfriado- salió a la calle para celebrar la fiesta del fin de año. Esta imprudencia le ocasionó una violenta pulmonía que le produjo la muerte el 5 de enero de 1927.

Compartir

También puedes revisar