Alcedo y Herrera Dionisio

dionicio-alcedo-y-herrera

Funcionario español nacido en Madrid en el año 1690, hijo de don Matías Alcedo y Herrera y de doña Clara Teresa Ugarte.

A pesar de no poseer ningún título académico -por no haber asistido a la universidad- era hombre de letras y muy versado en asuntos de comercio, por lo que desde temprana edad fue llamado para prestar servicios a España en las colonias de América.

Vino por primera vez al nuevo continente en el año 1706 en compañía del Marqués de Castell-Dos Rius, con quien debía llegar hasta Lima, pero a causa de una enfermedad se quedó en Cartagena donde permaneció hasta 1710, en que se unió al Ilmo. Obispo Diego Ladrón de Guevara que también se trasladaba hacia Lima, iniciando entonces su carrera pública como oficial de secretaría de cámara de dicho prelado, durante el tiempo que éste ejerció las funciones de Virrey interino del Perú.

En 1718 volvió a Madrid donde fue recibido en la corte, y luego de realizar varios viajes entre América y España, en 1724 fue nombrado Miembro del Consejo de Indias.

Posteriormente -casado con doña María Lucía Bejarano- llegó a Quito para convertirse en el vigésimo Presidente de la Real Audiencia de Quito, funciones que asumió el 30 de diciembre de 1728, con los cargos, además, de Gobernador de Popayán y Capitán General de estas provincias.

Durante su gobierno sucedió uno de los hechos más importantes de la colonia, cuando el 29 de mayo de 1736 el científico francés Charles Maríe de La Condamine, al mando de la Misión Geodésica de Francia, llegó a Quito para medir un arco del meridiano terrestre.

Su mandato se extendió hasta el 30 de diciembre de ese año, luego de lo cual volvió a España para ocupar nuevamente un lugar en el Consejo de Indias: En esa ocasión llevó consigo la obra «Compendio Histórico de la Provincia, Partidos, Ciudades, Astilleros, Ríos y Puerto de Guayaquil, en las Costas de la Mar del Sur», del padre Morán de Butrón, que debía ser entregada para su impresión.

La obra fue publicada en 1741 bajo su propia autoría, por lo que el padre Cicala, sacerdote Jesuita autor de la más importante Historia de la Real Audiencia de Quito, escrita en época de la colonia, lo acusó con justicia y palabras muy duras, de haber plagiado dicha obra.

Después de haber servido durante varios años a la corona española como Presidente de la Audiencia de panamá, volvió a Madrid donde murió en el año 1776, dejando numerosos libros, compendios y memorias.

Compartir

También puedes revisar