Yerovi Orejuela Dr. Agustín

Agustin-Yerovi-Orejuela

Político y militante liberal nacido en Quito en el año 1847, hijo de don Agustín Yerovi Pintado y de la Sra. Alegría Orejuela y Cañizares.

Todos sus estudios los realizó en su ciudad natal, primero en el Colegio La Unión, y luego en la Universidad de Santo Tomás de Aquino donde obtuvo el título de Doctor en Medicina. Por esa época ya se habían manifestado en él sus primeras inquietudes literarias, y sus escritos y artículos se publicaban regularmente en varios periódicos capitalinos.

«Sus ideas liberales y discrepancia de opinión con el gobierno conservador del Dr. Gabriel García Moreno, al que atacaba como periodista, lo convirtieron en perseguido político. Cuando el Presidente perdió la paciencia, y sólo en atención a consideraciones de amistad familiar, le mando a decir con un «propio»: «Dígale a Agustín que se esconda, porque debo hacerlo tomar preso» (Víctor Pino Yerovi.- Don Clemente Yerovi Indaburu: Presidente Interino de la República, p. 23).

Viajó entonces a la ciudad de Babahoyo, donde permaneció por algún tiempo y logró merecido reconocimiento por su profesión y filantropía.

Volvió a Quito en 1875, luego del Asesinato de García Moreno, y lo hizo para intervenir nuevamente en la vida política del país, pues a partir del año siguiente empezó a combatir al gobierno dictatorial del Gral. Ignacio de Veintemilla, y por comunión ideológica estrechó sus lazos de amistad con el insigne escritor ambateño Juan Montalvo. Por esta razón tuvo que salir exiliado, primero a Lima, Perú, y finalmente a París, Francia, donde fue amigo inseparable y mecenas del «Cosmopolita», a quien acompañó durante su trágica enfermedad y en el supremo instante de su muerte.

Justamente al Dr. Yerovi se debe el principal ensayo biográfico que se escribió sobre Juan Montalvo, que fue editado en París en el año 1901, y en el que por primera vez se dio a conocer de cuerpo entero la grandiosa personalidad del insigne ecuatoriano.

«La obra literaria y del publicista se halla por desgracia dispersa. De todo se preocupó, desde el artículo puramente literario y costumbrista hasta el estudio sereno y profundo de nuestra economía y política. El ensayo histórico para conmemorar el primer centenario de la Revolución Francesa fue recibido con aplausos. La carta política dirigida a don Ignacio Robles, a raíz de la transformación del 95, revelaba al político de elevada visión y al patriota de verdad. Sus publicaciones de orden económico delatan al observador preciso de nuestra realidad» (Hombres Ilustres.- El Comercio, Quito, Julio 31 de 1939).

Fue un activo empresario que prestó grandes servicios a la Patria dentro de sus actividades en el campo privado. Fundó la Compañía de Carros Urbanos de Guayaquil y la industria azucarera Ingenio Rocafuerte; fue promotor del primer hipódromo y socio de la firma Millet y Coiret que realizó los trabajos de la obra para proveer de agua potable a Guayaquil.

El Dr. Yerovi supo dar lustre a las letras, al periodismo, a la historia, a la función pública y a la empresa privada, y acababa de aceptar el cargo de Rector del Instituto Mejía de Quito, cuando víctima de un violento infarto cardíaco murió en dicha ciudad, en el año 1905.

Compartir

También puedes revisar