Dr. Carlos Palacios Saenz

Abogado, escritor y político nacido el 21 de mayo de 1901 en el cantón Guachapala de la provincia del Azuay; hijo del Dr. Teófilo Palacios y de la Sra. Rosa Ana Sáenz Jara.

Luego de realizar sus primeros estudios en una escuela de su lugar natal, fue a Cuenca donde terminó la primaria en la Escuela de los Hermanos Cristianos y en 1911 pasó al Colegio Benigno Malo donde en 1917 obtuvo el grado de Bachiller. Ingresó entonces a la Facultad de Jurisprudencia de la Universidad de Cuenca donde en octubre de 1922 alcanzó el título de Doctor en Derecho.

En 1926, obedeciendo a sus primeras inquietudes políticas fundó con Efraín Alvarez Jara, Pedro Bellolio y Remigio Romero y Cordero, el «Movimiento Federalista», para lo cual redactó un proyecto de «Constitución Federalista», que junto con la publicación de un «manifiesto» causó conmoción en todo el país. Ante esta situación, el gobierno provisional del Dr. Isidro Ayora ordenó su destierro a Lima.

Pronto volvió a Guayaquil y en 1928 publicó, junto a Pablo Hanníbal Vela, la revista satírico-política «La Chispa», que tuvo mucho éxito pero que fue clausurada al poco tiempo con gran escándalo. Dos años más tarde, en noviembre de 1930 fue miembro fundador del grupo «Renovación», que propugnó la formación de cooperativas de producción «para eliminar las luchas de clases y el absolutismo estatal».

Durante la década del 30 desarrolló una intensa actividad política que lo llevó, en 1940, a ser elegido Secretario General del Partido Socialista del Guayas y como tal, en 1943 integró la «Acción Democrática Ecuatoriana», ADE, movimiento socio-político que inspiró y llevó a cabo la Revolución del 28 de Mayo de 1944 que derrocó al gobierno del Dr. Carlos A. Arroyo del Río.

En 1947, decepcionado al comprobar la deslealtad de sus compañeros socialistas, prefirió retirarse de la política y se desafilió del partido.

Años más tarde, obedeciendo a principios que lo identificaban con todos los movimientos de renovación social que pudieran representar algún beneficio para el país y su gente, fundó en 1960 el grupo «Acción Revolucionaria Agraria», y presentó su brillante proyecto relacionado con la «Ciudad Agraria». Dos años más tarde publicó su obra «La Revolución Agraria», en la que explicó ampliamente su tesis sobre las Cooperativas y la Ciudad Agraria.

En 1964, con motivo de celebrarse la XI Conferencia Panamericana dirigió una carta abierta a los oficiales de la Academia de Guerra pidiéndoles un pronunciamiento relacionado con el problema limítrofe ecuatoriano. En esa ocasión, el Gral. Marcos Gándara Enríquez -miembro de la Junta Militar de Gobierno– consideró peligrosa su actitud y lo acusó de instar a la revolución, motivo por el cual fue arrestado y encerrado incomunicado en el Panóptico de Quito por más de tres meses.

Posteriormente publicó su obra «Epopeya y Traición», en la cual defiende la tesis de que la línea demarcatoria del Protocolo de Río de Janeiro no es definitiva. Más tarde publicó «Imperialismo Ruso-Americano» (1972), «La Maldición del Petróleo» (1975) y «La Guerra del 41» (1979), en la que con verdadero valor recalcó, contrariamente a lo que han sostenido los políticos y politiqueros oportunistas, que el Protocolo de Río de Janeiro sí es válido, pero que las fronteras sólo fueron marcadas provisionalmente para lograr la separación de los ejércitos beligerantes.

En 1982 publicó «Anuario del Ecuador», en 600 páginas con datos, estadísticas e información general del país, y al año siguiente, «Manual de Ingeniería Política», tratado de sociología que estudia la crisis económica de los años 30 y la compara con la década del 70, considerando que tan sólo se trata de una repetición cíclica.

Dedicado al ejercicio de su profesión, el Dr. Carlos Palacios Sáenz murió en la ciudad de Guayaquil el 11 de mayo de 1989.

Compartir

También puedes revisar