Campos Dr. Francisco

Dr-Francisco-Campos

Abogado, educador e historiador guayaquileño nacido el 24 de julio de 1841, hijo del Dr. José Antonio Campos Barrón y de la Sra. María de Jesús Coello.

Sus primeros estudios los realizó en el Colegio San Vicente del Guayas, luego de lo cual, a los 17 años de edad, viajó a Europa y recorrió Francia, Italia, Inglaterra, Escocia, Alemania y Portugal; para finalmente ingresar al tradicional y católico Colegio Americano de Roma, donde culminó sus estudios dominando los idiomas inglés, francés, italiano, alemán, latín y portugués.

Posteriormente visitó los EE.UU. y varias naciones sudamericanas, y más tarde volvió a Guayaquil donde durante cincuenta años se dedicó a la enseñanza de latinidad, matemáticas, historia, literatura, ciencias naturales, cosmografía, física, química e idiomas.

Ocupó importantes cargos públicos como: Presidente del Ilustre Concejo Cantonal, Presidente del Ayuntamiento y Presidente de la Junta Universitaria; y luchó denodadamente para que la ciudad de Guayaquil sea dotada de agua potable. Fue además uno de los creadores de la Junta de Beneficencia de Guayaquil, que fue fundada el 29 de enero de 1888.

Escribió y publicó varias obras literarias y didácticas entre las que se encuentran su notable “Viaje por la provincia de Guayaquil”, “Compendio Histórico de Guayaquil, Desde su Fundación Hasta 1820”; “Narraciones Históricas”, “Elementos de Física y Astronomía”, “Viaje de Guayaquil a Cuenca”, “Galería Biográfica de Hombres Célebres Ecuatorianos”, “Viajes por Inglaterra, Escocia e Irlanda”, “A Través de los Andes”, “Estudios sobre el Calendario”, “Plácido”, “Un Cuadro Histórico Sobre los Concilios Ecuménicos”, “Misceláneas”, y muchas más.

En 1901 fue llamado al seno de la Academia Ecuatoriana de la Lengua, y más tarde continuó colaborando, tal como lo había hecho durante toda su vida, con diferentes periódicos y revistas de la época.

Cinco años después se retiró a la vida privada, y al poco tiempo la Municipalidad de Guayaquil le tributó un grandioso homenaje y lo declaró “Benemérito de la Patria”.

Hasta entonces, la costumbre era que el Cabildo rindiera su homenaje a los grandes ciudadano develando su retrato en la “Galería de Hombres Ilustres”; dicho reconocimiento siempre había sido post mortem, costumbre que fue rota en el caso de Francisco Campos Coello, cuyo retrato fuera colocado en vida –en esta galería- habiéndoselo invitado inclusive para que personalmente lo develara.

El Dr. Francisco Campos Coello murió en su ciudad natal el 24 de abril de 1916.

Compartir

También puedes revisar