Valdivieso Dr. José Félix

Jose-Felix-Valdivieso

Repúblico y jurista lojano nacido en mayo de 1784, hijo del Sr. Fernando Valdivieso y Carrera y de la Sra. Francisca Valdivieso Valdivieso.

Luego de terminar sus estudios preparatorios ingresó a la Universidad de Santo Tomás de Aquino, en Quito, donde continuó sus estudios superiores hasta alcanzar los títulos de Doctor en Jurisprudencia, en 1807; y en Derecho Canónico, al año siguiente.

Por esa época se empezaban a gestar los primeros movimientos revolucionarios quiteños, razón por la cual se vio perseguido por las autoridades españolas que lo consideraban como un peligroso conspirador; sin embargo, en 1821 -cuando Guayaquil ya había proclamado su independencia y sus tropas marchaban hacia Quito para luchar por su libertad- fue nombrado Rector de la Universidad de Santo Tomás, cargo que desempeñó hasta 1824, cuando las luchas por la independencia ya habían llegado a su fin.

En 1830 -cuando el Ecuador se separó de Colombia- fue llamado por el Gral. Juan José Flores para formar parte del gobierno como Ministro Secretario de Estado en todos los ramos, menos en el de Guerra que le fue encargado al Gral. Martínez Pallarez. Aplicó entonces toda su gran capacidad administrativa para impulsar con su talento el desarrollo de las instituciones de la nueva República, pero en 1833, cuando la oposición se había levantado en contra del gobierno, se separó de Flores por razones de índole personal que más tarde fueron creciendo hasta separarlos políticamente.

Gracias a su distinguido talento y amplios conocimientos políticos fue llamado para integrar la oposición contra el régimen floreano, y el 12 de junio de 1834, un levantamiento en contra del gobierno proclamó en Otavalo e Ibarra su jefatura suprema, que inmediatamente fue respaldada por todos los pueblos del interior que reconocieron y aceptaron su autoridad. En estas circunstancias convocó a una Convención que se reunió en Quito el 7 de enero de 1835, en momentos en que el Gral. Flores, luego de proclamar en Guayaquil la jefatura suprema del Dr. Vicente Rocafuerte, marchaba con su ejército hacia la sierra para tomar el gobierno de todo el país.

Apremiado por la inminente guerra civil, puso las fuerzas del ejército bajo el mando del Gral. Isidoro Barriga, quien inmediatamente marchó para impedir el avance de Flores hacia la capital.

El 19 de enero los dos ejércitos se enfrentaron en los campos de Miñarica, donde las fuerzas de Flores, hábilmente conducidas y respaldadas por el terrible Gral. Juan Otamendi, destrozaron al ejército del gobierno de Quito, convirtiendo el campo de batalla en una horrorosa carnicería. Al conocerse en Quito el resultado de la batalla, disolvió la Convención y buscó refugio en territorio granadino (Colombia).

Dos años más tarde pudo volver al Ecuador gracias a una solicitud presentada por el Congreso, pero en marzo de 1838 estuvo implicado en un movimiento revolucionario en contra del gobierno del Dr. Vicente Rocafuerte, por lo que fue capturado y enviado nuevamente al destierro, permaneciendo fuera del país hasta 1839 en que terminó dicho período presidencial.

En 1841 asistió como Senador al Congreso Ordinario que se reunió en Quito desde el 15 de enero hasta el 3 de marzo, y fue elegido para presidir dicha Cámara. Un año más tarde, el Gral. Flores -nuevamente en el Poder-, considerando más importante su talento que las diferencias que los separaban, lo nombró Ministro Plenipotenciario del Ecuador para tratar de arreglar con su similar peruano todos los asuntos pendientes entre las dos repúblicas.

En 1843 fue elegido Diputado a la Convención que se reunió en Quito desde el 15 de enero hasta el 14 de abril, y fue nombrado Presidente de la Comisión Permanente.

Al estallar en Guayaquil la Revolución Marcista de 1845, ante las ausencias del presidente Flores que se trasladó hacia La Elvira para enfrentar a los revolucionarios, y del Vicepresidente -Dr. Francisco de Marcos-, que se encontraba en Guayaquil, como Presidente de la Legislatura expidió un decreto por medio del cual se hizo cargo del Poder Ejecutivo. Triunfante la revolución y luego de que fue firmado el Tratado de La Virginia, declinó el poder en manos del nuevo gobierno de Guayaquil integrado por José Joaquín Olmedo, Vicente Ramón Roca y Diego Noboa.

Años después presidió la Junta que confirmó el pronunciamiento que el 10 de junio de 1850 proclamó la Jefatura Suprema del Sr. Diego Noboa, e intervino en la elección de las autoridades convenientes para el nuevo régimen.

Retirado a sus actividades particulares, el Dr. José Félix Valdivieso murió en la ciudad de Quito, el 8 de junio de 1856.

Compartir

También puedes revisar