Roca y Rodríguez Francisco C. María

Francisco-Maria-Roca

Patriota y prócer de la independencia nacido en Guayaquil el 6 de junio de 1786, hijo del Cmdt. Bernardo Roca y Liceras y de doña María Ignacia Rodríguez y Carrascal.

Estudió en las escuelas y colegios de su ciudad natal, y desde temprana edad cursó y practicó con provecho la carrera comercial bajo la dirección de su padre, que era uno de los más acreditados y prestigiosos comerciantes de la provincia.

Fue uno de los más activos propagandistas de las ideas de emancipación, y un activo y puntual asistente a las reuniones secretas de los conspiradores, habiendo puesto además persona e influencia al servicio de la libertad.

Participó directamente en varios de los hechos relacionados con la Revolución del 9 de Octubre de 1820, habiendo sido uno de los que influenciaron para que el batallón “Granaderos de Reserva”, cuyo Segundo Jefe era Escobedo, se decidiera por la causa de la libertad.

Proclamada la independencia, junto a Rafael María Jimena y al Dr. José Joaquín Olmedo, integró la Junta de Gobierno constituida por la Asamblea Electoral de la Provincia Libre de Guayaquil.

Poco tiempo después fue comisionado por la Junta de Gobierno para que inicie las gestiones con el fin de adquirir una imprenta para Guayaquil. Organizó entonces en la ciudad una colecta pública con el propósito de reunir los fondos necesarios para su compra, que él inició donando la cantidad de 200 pesos. Gracias a su gestión Guayaquil inauguró su primera imprenta el 21 de mayo de 1821 con la publicación de una hoja impresa que fue llamada «El Prospecto», y en la cual se anunciaba la próxima publicación del primer periódico porteño, al que se llamaría “El Patriota de Guayaquil”.

Al igual que la mayoría de los guayaquileños, mostró su descontento y rechazó la actitud de Bolívar cuando decretó la Anexión de Guayaquil a Colombia e hizo desaparecer la Junta de Gobierno Independiente, razón por la cual viajó a la ciudad de Lima, Perú, donde fijó su residencia.

En 1835, el Presidente de la República, Dr. Vicente Rocafuerte, lo nombró Cónsul del Ecuador en Lima, cargo en el que actuó hasta el día de su fallecimiento, ocurrido en dicha ciudad el 20 de agosto de 1846.

Compartir

También puedes revisar