Gral. Daniel Florencio Oleary

Daniel-Florencio-Oleary

Destacado militar y patriota de la independencia nacido en el poblado de Cork, Irlanda, entre los años 1794 y 1795; hijo Jeremías O’Leary y de Carolina Burke.

A raíz de que las colonias inglesas de Norteamérica lograron su independencia, el Imperio Británico comprendió que para no perder su hegemonía era necesario que las colonias españolas también logren su libertad, por lo que dispuso que algunos militares se pongan a disposición de los movimientos insurgentes de Hispanoamérica para asesorarlos e instruirlos en la lucha contra la Corona Española. Por eso, desde muy temprana edad se alistó en la Legión Británica organizada en Londres por el Crnel. Wilson, y con ella, en 1812 llegó a Angostura (Venezuela, hoy ciudad Bolívar) donde ya se habían iniciado las primeras luchas por la libertad, bajo la inspirada conducción de Simón Bolívar.

Poco tiempo después alcanzó el grado de Capitán y fue nombrado ayudante del Gral. Anzoátegui: Hizo entonces las campañas de Apure y Nueva Granada, y estuvo presente en la célebre Batalla de Boyacá donde murió el Gral. Anzoátegui, por lo cual debió asumir el mando y encargarse de la Jefatura del Estado Mayor del Ejército.

Al llegar 1819 ya se había destacado por su valor y bravura, y en razón a sus méritos fue designado primer Edecán del Libertador, a quien acompañó desde entonces en todas las campañas.

Luego de conocer el triunfo de la Revolución del 9 de Octubre de 1820, Bolívar lo envió a Guayaquil al mando de los auxilios que el Gral. Sucre necesitaba para llevar a cabo la campaña sobre Quito, en la que participó hasta culminar con la gloriosa Batalla del Pichincha, el 24 de mayo de 1822, donde por su destacado valor y heroísmo fue ascendido al grado de Teniente Coronel, ascenso que le fue confirmado por el propio Libertador -poco tiempo después- en la ciudad de Ibarra.

Posteriormente viajó al Perú junto a Bolívar, y más tarde, enviado por éste, se trasladó a Chile en busca de auxilios para la campaña peruana. Cumplida con éxito su delicada misión, volvió al Perú donde el mismo Libertador lo ascendió al grado de Coronel.

A finales de 1828 el gobierno de Colombia lo nombró Ministro Plenipotenciario para intentar arreglar los graves problemas limítrofes que habían surgido con el Perú, pero llegó a Guayaquil a principios de 1829, cuando ya las hostilidades se habían roto y había estallado la guerra.

Participó entonces, bajo la experta dirección de los generales Antonio José de Sucre y Juan José Flores, en la histórica Batalla de Tarqui, el 27 de febrero de 1829, y luego de la victoria Sucre lo designó para que -junto con el Gral. Flores- celebre con los plenipotenciarios peruanos el Convenio o Tratado de Girón, que debía poner fin a la guerra entre los dos países. Poco tiempo después sofocó la insurrección del Gral. José María Córdova en Santuario, y fue nombrado Ministro Plenipotenciario ante el gobierno de los Estados Unidos de Norteamérica.

Al separarse Venezuela de la Gran Colombia Bolívar le encargó la difícil misión de someter y reincorporar a dicho país, pero poco tiempo después, al morir el Libertador, desistió de dicho propósito y se retiró a la vida privada en la Gran Bretaña, donde permaneció hasta 1843 en que regresó a Venezuela con el cargo de Ministro.

Poco tiempo después fue enviado a Bogotá con el mismo cargo, y allí murió el 24 de febrero de 1854.

El Gral. Daniel Florencio O’Leary, que fue un gran patriota y héroe de la independencia, dejó el maravilloso legado de sus «Memorias», que lo convierten además en el más fiel biógrafo de Simón Bolívar.

Compartir

También puedes revisar