Salazar Gral. Francisco Javier

Francisco-Javier-Salazar

Abogado, escritor, militar y político quiteño nacido el 11 de enero de 1824, hijo del Dr. José María Salazar Lozano y de la Sra. María Dolores Arboleda.

Todos sus estudios los realizó en su ciudad natal, y obtuvo el título de Bachiller en el Colegio de San Fernando en el año 1842. Posteriormente, para dar gusto a su padre estudió la carrera de leyes pero, obedeciendo a su vocación militar, al mismo tiempo que estudiaba jurisprudencia ingresó a un regimiento de caballería, y el 29 de abril de 1851, cuando se incorporó de abogado, ya lucía sobre sus hombros las insignias de oficial.

En 1853, durante el gobierno del Gral. José María Urbina estuvo asignado como miembro de la guarnición de Ibarra, donde se destacó por su disciplina y méritos militares, razón por la cual el Gral. Francisco de Robles, cuando ascendió al poder, resolvió enviarlo a Alemania para que perfeccione y complete su educación militar. Regresó en 1859, cuando el Gral. Franco se había proclamado Jefe Supremo, el país vivía una de sus peores crisis políticas y militares, y la flota peruana -traída por García Moreno- bloqueaba el golfo con claras intenciones de invasión.

Puesto al servicio del gobierno provisional de Quito, junto al Gral. Juan José Flores y al Dr. Gabriel García Moreno hizo toda la campaña que terminó el 24 de septiembre de 1860 con la Batalla de Guayaquil, la toma de la ciudad y la huida del Gral. Franco y los peruanos.

Posteriormente acompañó a García Moreno, y durante su segunda administración fue nombrado para el cargo de Ministro de Guerra, funciones que desempeñaba el 6 de agosto de 1875, cuando el Mandatario fue asesinado, y continuó en dicho cargo hasta el 2 de octubre de ese mismo año en que el pueblo se amotinó y tuvo que renunciar.

Por esa época fue varias veces acusado de haber conocido y participado indirectamente en el magnicidio, pero esas acusaciones jamás pudieron ser comprobadas.

Más tarde se trasladó a Lima, Perú, donde permaneció hasta fines de 1882 en que volvió nuevamente al Ecuador para combatir a la dictadura del Gral. Ignacio de Veintemilla. Entonces, junto al ejército «Restaurador» estuvo presente, el 8 y 9 de enero de 1883, en los combates que determinaron la caída de Quito, defendida heroicamente por Marieta de Veintemilla, sobrina del dictador.

Poco tiempo después, con el cargo de Director de Guerra participó -junto a José María Plácido Caamaño, Eloy Alfaro, José María Sarasti, Ezequiel Landázuri, etc.- en la batalla y toma de Guayaquil que el 9 de julio de 1883 puso fin al régimen de Veintemilla en el Ecuador. Ese mismo año asistió como Diputado por Pichincha a la Convención Nacional que se reunió en Quito, y fue elegido Presidente de dicha Asamblea. Esta Convención le pidió que aceptara la Presidencia de la República, pero rehusó dicho nombramiento.

Durante la presidencia del Dr. José María Plácido Caamaño fue nombrado Ministro Plenipotenciario ante el gobierno del Perú, y en 1888 el presidente Flores Jijón lo designó Ministro de lo Interior y de Relaciones Exteriores.

En 1891 nuevamente fue propuesta su candidatura a la Presidencia de la República, pero en plena campaña murió sorpresivamente en Guayaquil el 21 de septiembre de ese mismo año.

El Gral. Salazar fue un brillante hombre de letras y perteneció a importantes instituciones culturales como la Academia Ecuatoriana de la Lengua, la Academia Nacional Científica y Literaria de Quito, la Sociedad de Ciencias de Londres, el Ateneo de Lima, la Academia de Historia de Madrid, la Academia de Buenas Letras de Sevilla, etc.

Escribió varias obras de carácter militar, didáctico y educativo, como «Método de Enseñanza Primaria», «Pronunciación del Castellano en el Ecuador», «El Hombre de las Ruinas», «García Moreno», «Rasgos Descriptivos de Algunas Poblaciones y Sitios del Ecuador», «Sistema de Corrección Penal», «Instrucción de Tiro», «Instrucción de Esgrima a la Bayoneta», «Instrucción de Guerrilla», «Código Militar», «Tácticas de Artillería, Infantería y Caballería», «Prontuario Militar para uso de la Guardia Nacional», etc.

Compartir

También puedes revisar