Isaac J Barrera

Isaac-J-Barrera

Periodista, escritor, historiador, maestro y literato nacido en la ciudad de Otavalo el 4 de febrero de 1884, hijo del Sr. Stanislao Barrera y de la Sra. Tomasa Quiroz.

Sus primeros estudios los realizó en su ciudad natal, en la escuela de los Hermanos Cristianos, y luego viajó a Quito para continuar la secundaria en el Colegio San Gabriel de los Jesuitas. Le tocó entonces vivir en dicha ciudad las importantes transformaciones sociales y políticas que se dieron como consecuencia de la Revolución Liberal que en 1895 llevó al poder al Gral. Eloy Alfaro.

Poco tiempo después, al morir su padre volvió a Otavalo y empezó a trabajar como primer bibliotecario de la municipalidad. Por esa época comenzó a escribir y publicar sus artículos en el semanario “República” de la ciudad de Ibarra, y más tarde fue Director de la revista “Letras”. Finalmente, luego de haber adquirido la experiencia necesaria viajó nuevamente a Quito para conformar la planta de periodistas del diario El Comercio.

“Vinculado entrañablemente con el diario capitalino “El Comercio”, inició en sus páginas la sección literaria en la cual se convirtió en un adelantado de las corrientes universales, en especial en las letras y en las artes… La cultura fue el quehacer, la pasión, la vocación de Barrera, dedicado a ella con plenitud de entrega y con fecunda cosecha. El culto a la letra impresa lo acompañó todas sus horas, dejando una de las bibliotecas más ricas del país. Lo más hermoso de esta noble adhesión es que Barrera fue un autodidacta, un hijo de su propio esfuerzo, de sus largas y ambiciosas lecturas. Un hombre hecho a sí mismo” (Manuel de J. Real.- Rebelión Contra el Olvido, p. 116).

Posteriormente desempeñó diferentes cargos públicos y privados, y fue llamado para integrar las más importantes sociedades literarias y culturales de la época. En 1912 fue Secretario de la Dirección de Obras Públicas, funciones en las que actuó durante cuatro años consecutivos. En 1913 fue nombrado Socio de la Jurídico-Literaria; en 1915 fue llamado por el Ilmo. Federico González Suárez para que sea el Académico No. 11 de la Sociedad de Estudios Históricos Americanos; en 1918 fue Diputado suplente; en 1922 Vocal del Consejo Escolar de Pichincha; nuevamente Senador en 1939 y 1943; en 1955 ganó el Premio Tobar e ingresó a la Sociedad de Estudios Históricos y Geográficos de Cuenca.

Publicó importantes obras de carácter histórico y literario, como “Rocafuerte: Estudio Histórico Biográfico”, “Homenaje a los Próceres de la Independencia de Guayaquil”, “Documentos Históricos y Artículos Conmemorativos”, “Quito Colonial”, “Relación de las Fiestas del Primer Centenario de la Batalla del Pichincha”, “Bolívar”, “Historia de la Literatura Ecuatoriana”, “El Siglo de Oro Español”, “Lecturas Biográficas”, “La Influencia Francesa en la Literatura Ecuatoriana”, “Historiografía del Ecuador”, “Federico González Suárez y Pedro Fermín Cevallos”, “De Nuestra América”, y muchas más.

“Más alto que sus contemporáneos en el mundo de las letras, más erudito y maduro en las disciplinas de su ejercicio, crítica literaria, historicismo, periodismo, cátedra, más cabal en la capacidad asimilativa de su inteligencia, y más maestro por la facilidad con que fijaba sus ideas en el libro, o su palabra parsimoniosa difundía en el aula, Isaac J. Barrera nos oprime con su dimensión intelectual a cuantos pretendemos tomarle alguna medida. Si tal cosa ocurre con sus contemporáneos, ¿qué se opinará a la distancia de 100 años, de mil años, cuando sus libros susciten reflexiones nuevas, cuando muestren a través de una mejor objetivación perspectivas ahora no suficientemente valoradas?” (V. A. Jaramillo P.- Discurso pronunciado en el Acto Académico celebrado en Otavalo el 4 de febrero de 1971, al cumplirse el octogésimo séptimo aniversario de su nacimiento).

Luego de su muerte, acaecida el 29 de junio de 1970, sus hijos publicaron siete obras póstumas, con lo que su bibliografía llega a los 39 volúmenes.

Compartir

También puedes revisar