Jijón y Caamaño Jacinto

Jacinto_Jijon_y_Caamano

Historiador, investigador y arqueólogo, nacido en la ciudad de Quito el 11 de diciembre de 1890, hijo de Dn. Manuel Jijón y Larrea y de la Sra. Dolores Caamaño y Almada.

Sus primeros estudios los realizó con profesores particulares, luego de lo cual ingresó al Colegio San Gabriel, donde el Arzobispo Mons. Federico González Suárez descubrió su carácter de investigador y científico, razón por la cual en 1908 lo llamó para fundar el Centro Católico Obrero, y un año más tarde para formar la Sociedad de Estudios Históricos y Americanos, que se transformaría posteriormente en la Academia Nacional de Historia. Ese mismo año inició su carrera de arqueólogo realizando excavaciones en diferentes terrenos y propiedades heredados de su padre en la zona de Urcuquí, en la provincia de Imbabura.

“Asombraba su dedicación al estudio, al acopio de documentos, a la recolección de material para la explicación arqueológica,… que dieron como fruto al hombre de eruditos conocimientos en materia histórica y ciencias que se relacionan con ella, de dinamia para la formación de un archivo que guarda preciados legados del ayer, de constancia y talento para la realidad de un museo arqueológico de trascendencia no común, y de una biblioteca que incita a la admiración plena…” (Franklin y Leonardo Barriga López.- Diccionario de la Literatura Ecuatoriana).

Gracias a sus descubrimientos arqueológicos y a sus profundos estudios e investigaciones de carácter histórico, publicó varias e importantes obras como “El Tesoro de Itschimbía” (Londres, 1912), “Contribución al Conocimiento de los Aborígenes de la Provincia de Imbabura en la República del Ecuador” (Madrid, 1914), “La Religión en el Imperio de los Incas” (1919), “Examen Crítico a la Veracidad de la Historia del Reino de Quito, del padre Juan de Velasco, de la Compañía de Jesús” (1917), la misma que dio origen a una acalorada polémica con el Dr. Pío Jaramillo Alvarado; “Solemne Pronunciamiento de la Capital de Quito entre los demás Pueblos del Sur de Colombia, por el cual se Constituye el Ecuador en Estado Soberano, Libre e Independiente; año 1930, con Documentos Explicativos, Facsímiles” (1922), “Contribución al Conocimiento de las Lenguas Indígenas que se Hablaron en el Ecuador Interandino y Occidental con Anterioridad a la Conquista Española” (1923), “Influencia de Quito en la Emancipación del Continente Americano” (1924), “Política Conservadora” (1928), “Sebastián de Benalcázar” (3 tomos entre 1936 y 1949), “La Devoción al Sacratísimo Corazón de Jesús en la República del Ecuador” (1941), y muchas más.

Tuvo importante participación en la vida pública y política del país. En 1925, poco después de producida la Revolución Juliana que puso fin al gobierno del Dr. Gonzalo S. Córdova Rivera, adquirió con sus propios recursos las armas necesarias para dotar a una pequeña fuerza militar, y junto a don Manuel Sotomayor Luna se levantó en contra de la primera Junta de Gobierno Plural, pero el 12 de septiembre fue derrotado en una escaramuza armada, cerca de la ciudad de Ibarra, e inmediatamente fue condenado al destierro.

Posteriormente volvió al país y en 1930 asistió al Congreso como Diputado por la provincia de Pichincha. En 1934 triunfó con el Partido Conservador en las elecciones para Presidente del Concejo Cantonal de Quito; y en 1940, siendo Director del mismo partido intervino junto a los doctores Carlos Alberto Arroyo del Río y José María Velasco Ibarra en las elecciones para Presidente de la República. En dicha contienda electoral triunfó el candidato liberal Dr. Arroyo del Río.

Por su talento y contribución para el desarrollo de la cultura, la investigación y las letras ecuatorianas, en 1943 fue llamado por el presidente Arroyo del Río para participar en la creación del Instituto Cultural Ecuatoriano, que un año más tarde, luego de la Revolución del 28 de Mayo de 1944, fue “nuevamente creado” por el Dr. Velasco Ibarra con el nombre de Casa de la Cultura Ecuatoriana. Finalmente, en 1946 fue elegido Alcalde de la ciudad de Quito.

Siempre al servicio de la ciencia y de la patria, el Sr. Jacinto Jijón y Caamaño murió en su ciudad natal, Quito, el 17 de agosto de 1950.

Compartir

También puedes revisar