Lapentti Nicolás

Nicolas-Lapentti

Tenista guayaquileño nacido el 13 de  agosto de 1976, hijo del  Econ. Nicolás Lapentti Carrión, uno de los mejores basquetbolistas  del Ecuador, y de la bellísima ex Miss Ecuador, Sra. María Cecilia Gómez Buenaventura.

Lo llamaron el sucesor de Andrés Gómez. Pero Nico ha labrado su propio camino y ya escribió su nombre con letras doradas en la historia del tenis ecuatoriano.

En 1995 se convirtió en el primer jugador en la historia del tenis mundial en lograr seis títulos consecutivos en Torneos Satélites Profesionales. Ese récord lo registró la International Tenis Federation (ITF), entidad con sede en Londres que controla y regula el deporte blanco.

Durante 1998 tuvo algunos fracasos y muchos pensaron que su estrella se apagaba, pero como buen guayaquileño, hizo gala de gran fuerza y coraje, y decidió entrenarse de una forma más estricta. Contrató entonces como entrenador al chileno  Patricio Rodríguez, y bajo su acertada dirección pudo mejorar -notablemente- en el aspecto técnico. El “Pato” Rodríguez significó para él algo  más que un técnico: “El Pato es mi mejor amigo, un segundo padre. Nuestra relación es estupenda y la química para el trabajo es mejor aún, sin duda él es el pilar fundamental de mi carrera”.

Así empezó su resurgimiento: Se convirtió en un jugador más profesional y agresivo, desplegó su destreza por canchas de arcilla y de cemento, cubiertas y de polvo; atrás quedó el Nicolás encajado sólo como un jugador de canchas de arcilla.

Durante 1999 logró proyectar su tenis exquisito en los torneos mundiales más importantes: Los Australian Open (finalista), Scottsdale ( WorldSeries), Key Biscayne, U.S.A. ( Mercedes Super 9), Monte Carlo ( Mercedes Super 9), Hamburgo( Mercedes Super 9), Roma(Mercedes Super 9), Roland Garros (Grand Slam), Wimbledon (Grand Slam), Gstaad (World Series), Stuttgart (Championship Series), Kitzbuhel (Championship Series), Amsterdam (World Series) y Cincinnati (Mercedes Super 9), fueron testigos de su calidad extraordinaria, alcanzando en ellos destacadas posiciones, aunque no pudo lograr un título.

La labor cumplida  en el ‘99 hizo que sea  llamado por la prensa internacional como“La Revelación del Año”. Y no podría ser para menos, pues pasar del puesto 92 al octavo en el mundo, en menos de un año, fue definitivamente un verdadero logro, y a sus 23 años se consagró como uno de los mejores tenistas del mundo.

Compartir

También puedes revisar