Cornejo Prof. Justino

Justino_Cornejo

Escritor y educador nacido en Puebloviejo, provincia de Los Ríos, el 9 de agosto de 1904, hijo de don Alberto V. Cornejo y de doña Ninfa Vizcaíno Viteri.

Sus primeras enseñanzas las recibió en su lugar natal, en la Escuela Municipal Miguel S. Seminario, donde en 1917 concluyó la primaria. Dos años más tarde obtuvo una beca de S/.20,oo mensuales para estudiar en el Normal «Juan Montalvo» de Quito, donde se graduó en 1924.

Inició entonces una brillante pero sacrificada carrera en el magisterio como profesor de la Escuela Superior Tiburcio Macías de la ciudad de Portoviejo, y tres años más tarde fue Director fundador de la Escuela de Comercio «Manta Mercantil».

En 1932 fue nombrado profesor del Colegio Juan Montalvo de la ciudad de Quito, cargo que desempeñó solamente hasta el año 1935 en que, durante una huelga, fue apresado junto a otros maestros y educadores por orden del presidente Dr. José María Velasco Ibarra, y permaneció encerrado durante 21 días.

Luego pasó al Colegio Nacional Manuela Cañizares, donde enseñó hasta 1937 en que volvió al normal para dictar clases hasta 1942; al mismo tiempo asumió las cátedras de Lengua Española y Literatura en la Universidad Central de Quito. Ese mismo año fue nombrado Director General de Estudios, cargo que ocupó hasta que estalló la Revolución del 28 de Mayo de 1944, que puso fin al gobierno constitucional del Dr. Carlos Alberto Arroyo del Río.

Al año siguiente fue nombrado Rector del Colegio Nacional Pedro Carbo de Guaranda, ciudad en la que permaneció hasta 1946 en que fue promovido a la Inspectoría General de Colegios de la República. Ese mismo año pasó a ocupar la Dirección Provincial de Educación del Guayas, y obtuvo además la cátedra de «Lengua Española y Literatura» en la recién creada Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Guayaquil, cátedra que dictó con dedicación y propiedad hasta el año 1968 en que se acogió a los beneficios de la jubilación.

Fruto de sus estudios e investigaciones publicó importantes obras literarias, especialmente de carácter educativo y didáctico; tal es el caso de “Homenaje a Alfaro”,  “Refranes Castellanos en la Obra de Juan Montalvo”, “Máximas Morales de Fray Vicente Solano”, “Fuera del Diccionario”, “Huellas de una Labor”, “Hijos”, “Plumadas”, “San Jacinto y su Pueblo”, “Celda Carcelaria”, escrito en 1953 luego de su permanencia en la antigua y lóbrega cárcel guayaquileña de la calle Julián Coronel, donde fue recluido por orden del gobierno del Dr. Velasco Ibarra;  “Diccionario del Hampa Guayaquileña”, escrito e 1957 mientras permaneció preso en la cárcel pública de Guayaquil, durante más de tres meses, por orden del gobierno del Dr. Camilo Ponce Enríquez; “Bases para la Reforma de la Enseñanza de la Lengua Española en los Colegios del Ecuador”, que fue escrita a solicitud del Ministerio de Educación; “Epílogo en Dolor y Tinieblas”, “Lengua y Folklore”, “Breve Sondeo en el Refraneo Popular Ecuatoriano”, “Olmedo y sus Críticos Contemporáneos”, entre otras, y varias que aún no han sido publicadas.

Escritor, lingüista, folclorista, maestro de maestros, académico de la Lengua, periodista y, sobre todo, ciudadano universal, Justino Conejo murió en Guayaquil, a la respetable edad de 84 años, el 24 de julio de 1988.

“El hombre físico falleció en 1988, pero sus profundos estudios y sus en­cantadoras páginas sobre el folclore ecuatoriano y americano, sobre las costumbres y culturas de Nuestramérica, tienen cada día mayor autoridad y superior importancia. Me parece que la mejor garantía de ello es que frente a la joven Fundación Justino Cornejo labora la abogada Marigloria Cornejo Cousín, hija del escritor. Ella ha impulsado la publicación de numerosos libros de Cornejo que esta­ban inéditos y que al salir a la luz han ilustrado a millares de lectores de to­das las clases y niveles” (Rafael Díaz Ycaza.- El Universo, junio 29 del 2004).

Compartir

También puedes revisar