Hospital San Juan de Dios

Hospital_San_Juan_de_Dios

Fue el segundo centro médico creado en lo que hoy es la República del Ecuador, el primero fue el Hospital de Santa Catalina, fundado en Guayaquil en 1564 por don Hernando de Santillán, cuando llegó para asumir el cargo de Presidente de la Real Audiencia de Quito.

El Hospital San Juan de Dios fue fundado en la ciudad de Quito el 9 de marzo de 1565 por el mismo Santillán, y estaba destinado a dar servicio por igual a los indios y a los blancos.

Se inauguró en una casa particular –perteneciente a Pedro de Ruanes-, pero tres años más tarde, en 1568 se trasladó a su edificio definitivo que había sido construido de dos pisos y dos pabellones. La construcción fue sólida y firme, como lo fue el espíritu de Santillán.

Inicialmente fue llamado Hospital de la Santa Misericordia de Nuestro Señor Jesucristo, y si bien es cierto no fue el más antiguo de América, tuvo el mérito de no haber cerrado sus puertas desde el día de su fundación hasta el año 1974, en que por la vetustez de su edificio tuvo que ser clausurado.

“Tras una fase de disputa entre el Ministerio de Salud y el Municipio de Quito por la administración del edificio, en 1993 el alcalde Jamil Mahuad logró que el Presidente de la República disponga la donación por parte del Ministerio de Salud del Hospital San Juan de Dios y, a partir de 1944, se formó la empresa mixta que adecúa el nuevo museo” (El Universo, Jun.5/96).

Intervino entonces el Fondo de Salvamento del Patrimonio Cultural de Quito que declaró “Monumento Histórico” al antiguo edificio, y a partir de 1995 inició su recuperación y restauración. Entonces, y gracias al entusiasmo de dos mujeres quiteñísimas y visionarias -Patricia Von Buchwald y Alejandra Adoum- el Municipio quiteño aprobó un proyecto de convertirlo en “Museo de la Ciudad”. Los trabajos duraron varios, hasta que en 1999, implementado con una importante colección de objetos históricos que hicieron la vida cotidiana de los habitantes de Quito desde hace once mil años, el antiguo edificio mostró finalmente su rostro remozado.

Ubicado en el Arco de la Reina, entre García Moreno y Rocafuerte, el Hospital San Juan de Dios constituye una verdadera joya quiteña de la arquitectura colonial.

 

Compartir

También puedes revisar